Desde hace 25 años, los voluntarios de BCATAS – PASIÓN POR EL HOMBRE llevamos compañía y alimento a los toxicómanos de la Cañada Real, donde experimentamos que el mal no es la última palabra. El COVID-19 ha provocado una crisis económica que está haciendo que multitud de personas y familias se vean en condiciones de extrema necesidad, y hemos decidido dar un paso adelante y centrar nuestros esfuerzos en responder a esta nueva situación. Nuestra experiencia sigue siendo la misma que en estos más de veinte años en el poblado: que el amor vence siempre.

Atendemos semanalmente a 1150 familias y más de 4.000 personas a las que repartimos comida y otros artículos de primera necesidad gracias a un equipo de 400 voluntarios y a las donaciones que vamos recibiendo. Llevamos ya dos meses y mientras España se prepara para la desescalada, nosotros seguimos en escalada: cada vez son más las familias en necesidad. Los recursos, alimentos y productos se van gastando, y estamos haciendo una compra semanal que ronda los 5.000€: necesitamos tu ayuda para que el amor siga venciendo.

MANERAS DE COLABORAR

DONACIÓN ECONÓMICA

Seleccionar Bizum a ONG e introducir el código de ONG: 38062

2. Transferencia bancaria:

ASOC. PASIÓN POR EL HOMBRE-BOCATAS

ES98 0081 0299 9900 0176 3181

Banco Sabadell

3. Domiciliación bancaria: Rellenar este formulario.

Os rogamos que, en caso de donar vía transferencia o bizum, nos lo comuniquéis al correo donaciones@bocatas.io

¡DIFUNDE LA CAMPAÑA!

Sobre todo os pedimos que, si no podéis ayudar “directamente”, difundáis la campaña (compartiendo por mail, Whatsapp y redes sociales el cartel y el enlace a esta web), ya que cuantos más seamos, mejor podremos ayudar: quizá uno no pueda hacer una donación económica o donar grandes cantidades de comida, pero es posible que entre tus contactos haya alguien que sí pueda.

OFERTANDO EMPLEO

En el marco de la campaña también estamos ayudando a muchas familias a buscar empleo. Puedes ayudarnos ofertando cualquier tipo de empleo; por ejemplo contratando a una empleada de hogar.

trabajo@bocatas.io

CONTACTO Y DIRECCIÓN DE ENTREGA

Parroquia Santo Tomás Apóstol, Calle Portugalete 2, Madrid 28017

Información referida a las donaciones:
donaciones@bocatas.io

Información para ser voluntario:
bocatas@bocatas.io

Contactar con el presidente
chules@bocatas.io

Si ya eres voluntario y te gustaría contarnos tu experiencia:
relatos@bocatas.io

Igualmente, podéis seguir nuestra actividad en redes sociales:

    

PARA SABER MÁS… #ElAmorVenceSiempre

Nuestro lema: El Amor Vence Siempre

Telemadrid (12/04/2020)

Telemadrid (16/04/2020)

Telemadrid – nave en ruinas (19/04/2020)

Telemadrid (nos ayuda el ejército)

Antena 3 (25/04)

Telemadrid 03/05/2020 ocho personas viviendo en un garaje

Reportaje de Mouna El-Haimoud para Arab News (16/05)

الحب يفوز دائما

Bocatas es la clase de español en Duolingo

¡Esto es ya para flipar: salir a las periferias de forma virtual!

Video resumen

Reportaje Bocatas (Telemadrid 01/12/2019)

Explicación de Chules (23/04/2020)

Cada semana estamos enviando una newsletter a los donantes contándoles algunas de las cosas que han sucedido a lo largo de la semana, para que pongan un rostro y una historia a las personas a las que están siendo destinadas sus donaciones. Puedes visualizarlas a continuación:

Newsletter semana del 13/04

Newsletter semana del 20/04

Newsletter semana del 27/04

Newsletter semana del 5/05

Newsletter 17/05

Macron a obispos: Francia necesita a la Iglesia Católica

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, afirmó este 9 de abril que el país requiere el valioso aporte de la Iglesia Católica en la sociedad y señaló la necesidad de reparar el “vínculo” entre esta institución y el Estado.

Reportaje de nuestra amiga Fra Carenzi

El amor vence siempre – L’amore vince sempre

Salimos en la prensa italiana! (Tempi 12/05/2020)

Bocatas, o della maestà dell’amicizia che salva Madrid dalla pandemia

FTILLS

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más

Notas a pie de instante

Luigi Giussani, «Convertirse en una criatura nueva»
Convertirse en una «criatura nueva» significa tener una conciencia nueva, una capacidad de mirar y de comprender lo real que los demás no consiguen tener, y un afecto nuevo, una capacidad de adhesión y de dedicación a lo real, a lo diferente de uno mismo, que ni siquiera es imaginable. La «criatura nueva» significa una inteligencia y un co razón distintos para comer y beber, para velar y dormir, para vivir y morir. (Giussani, L., Alberto, S. y Prades, J., Crear huellas en la historia del mundo, Madrid, Encuentro, 2019, p. 85)
Mikel Azurmendi, «Despertar lo humano» (Páginas Digital, 13/05/2020)
«A las personas dañadas no las transforma una idea ni una obligación moral. La herida que nos producen las relaciones intempestivas como el actual encierro sólo nos la cura un encuentro personal, el cual siempre te pone al alcance de otra realidad diferente y tú puedes re-conocerte distinto de lo que antes eras. Surge en ti una verdad nueva al aparecer en ti otros afectos ignotos que relativizan los valores en los que estabas viviendo».
Grande Mikel, un abrazo desde tu Tribu Bocatera.
Charles Péguy, sobre la gracia:
«Pero también sé, dice, que la gracia es insidiosa, que la gracia es retorcida y que es inesperada. Y también que es obstinada como una mujer, y como una mujer tenaz y como una mujer posesiva. Cuando se la pone en la puerta, entra por la ventana»
Rafa Nadal (El País, entrevista por Alejandro Ciriza):
«Solo espero que todo esto sea un aprendizaje, pero desgraciadamente me temo que pronto nos volveremos a quejar por cualquier tontería. Es la realidad del ser humano, tenemos ese defecto. Al final solo valoramos lo bien que se está sano cuando estamos enfermo; solo valoramos la suerte que tenemos de poder tener cada día comida encima de la mesa cuando nos falta esa comida»
Jesús Montiel, «De los que son como ellos»  (The Objective, 02/04/2020)
La vida se trata de un regreso a esta sabiduría milenaria que los niños ostentan sin esfuerzo, volcados en el presente que nosotros desatendemos. Me conmueven mis hijos estos días […]. Son señales de tráfico para mi alma, que a veces anda desorientada. Los niños son, creo, la prueba de que no estamos hechos para los planes sino para vivir amando y siendo amados. Solo así la actualidad cobra sentido y el presente no se derrumba.
Emmanuel Carrère, El reino (Anagrama, Barcelona 2015). El autor describe con eficacia la dinámica que lleva a aceptar algo que parecía imposible, a partir de un testimonio inaudito:
«Estoy convencido de que la fuerza de persuasión de la secta cristiana nacía en gran parte de su capacidad de inspirar gestos asombrosos, gestos —y no solo palabras— que diferían del normal comportamiento humano. Los hombres están hechos de tal modo que quieren —los mejores de ellos, lo que no es ya poco— el bien de sus amigos y el mal para sus enemigos. Que prefieren ser fuertes que débiles, ricos que pobres, grandes que pequeños, dominantes que dominados. Es así, es normal, nadie ha dicho nunca que esté mal. La sabiduría griega no lo dice, la piedad judía tampoco. Ahora bien, hay unos hombres que no solo dicen, sino que hacen exactamente lo contrario. Al principio no se les comprende, no se ve la ventaja de esta extravagante inversión de los valores. Y después empiezan a comprenderlos. Se empieza a ver la ventaja, es decir, la alegría, la fuerza, la intensidad vital que extraen de esta conducta en apariencia aberrante. Y entonces ya solo queda el deseo de hacer lo mismo que ellos».
Italo Calvino
El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar y darle espacio.
Luis Lonjedo, el pintor al que el confinamiento enseñó a mirar por la ventana (ABC, 27/04/2020)
«Las luces encendidas son esperanza».
«¿Y si pinto lo que estoy viendo por la ventana? No se acaba nunca. Siempre salen motivos, detalles nuevos y todos tienen algo especial que los une. Estoy aprendiendo a mirar».
Antoni Puigverd, «1918/2020»  (La Vanguardia, 26/02/2020)
102 años después, un virus llega […] tal vez tan sólo para recordarnos que la muerte existe. Para ayudarnos a recuperar el sentido de la vida (y, en medio de nuestras tremendistas batallas políticas, quizás también para ayudarnos a separar el grano de la paja).
Armando Zerolo, «Sábados» (El Debate de Hoy, 14/04/2020)
Hay épocas que son sábados, y sábados que son santos. Épocas en las que no sucede nada, en las que un gran silencio recorre el Mundo y la soledad nos embarga el corazón. […] Ahora que vivimos un día eterno, blanco y desnudo como el hueso, percibimos con más intensidad la necesidad de la presencia carnal. Entendemos que la cultura es carne, es presencia que acompaña, es mediación entre lo pasado y lo futuro. […] Los políticos que han estado a la altura de las circunstancias han sido los que han arriesgado su rostro porque, de un modo intuitivo o consciente, han comprendido que lo esencial de la política es una compañía humana.
James Rhodes, «Nosotros antes que yo»  (El País, 12/04/2020)
Un amigo mío ha tenido problemas en su matrimonio. Estaban casi al final del camino cuando a su esposa le fue diagnosticado un cáncer agresivo. De repente, se dio cuenta de en qué medida sus conflictos matrimoniales se debían al ego y a la necesidad de sumar puntos y tener razón. Me llamó, convencido de que esta era una segunda oportunidad para él. Sabía con certeza que amaba a su esposa y su prioridad era el matrimonio. Todo lo demás le parecían, dijo, chorradas. Estaba muy agradecido por la nueva perspectiva. Cuatro días después solicitó el divorcio. La condición humana es el olvido. (…) ¿No sería maravilloso si todo esto que estamos viviendo representara un nuevo comienzo? Esperemos que el olvido no gane.
Jia Tolentino, «Ser madre hoy es un acto de optimismo ciego»  (El Mundo, 17/04/2020)
Intento no hacer demasiadas conjeturas. Veo el futuro más opaco que nunca, lleno de una tristeza de la que es imposible escapar. Tengo sentimientos encontrados respecto al hecho de traer hijos a un mundo que está en declive. Confío en que la próxima generación tenga otra relación con el tiempo y los recursos en general… ser madre ahora es un acto de optimismo ciego, entiendo que para algunos pueda resultar indefendible. Por otro lado, me alegra pasar por esto ahora, es como un recordatorio físico de que a duras penas existimos un momento en la tierra.